Itinéraires exemplaires : Alberto Hemsi, mi padre




Komo le vino a Alberto Hemsi, mi padre, la idea de arekojer el folklor djudeo-espanyol ?

De ke yo era kriyatura, sentiya lo ke me kontava de su tchikes.

De tchiko le agradava la musika, i se viya ke teniya gusto por eya, i ansi, kuando estava en Izmir en la filarmonika djudiya, ganyo una borsa para studyar en el konservatoryo G. Verdi de Milano, i tambyen le pagaron el viaje. Le izyeron un pasaporto enviejisyendolo de tres anyos para ke pudyera partir solo.

Malorozamente la gera de 1914/1918 empeso poko tyempo despues ke arivo en Italya, i fue de menester de irse al fronte (porke era de nasyonalidad italiana) onde fue ferido al braso deretcho i estuvo dos anyos en un echpital en Milano.

Kuando ya se asano, abolto al konservatoryo para kontinuar sus estudyos. Ansina fue ke estuvo syete anyos lechos de su famiya. Su madre estava muy dezesperada de no tener novedades de su ijo i no saviya kualo azer. Fue mizmo ande una endevina turka ke saviya en vyendo el kafe buyir en la djizve,1 dizir si viya su ijo bivo i sano. I esta Turka le dicho ke lo estava vyendo hazino ma ke iva venir bivo i sano, ma mankava aynda un poko de tyempo para ke abolte a Turkiya.  La alegriya fue muy grande - dar lores al Dyo - ke estava bivo i sano. Kuando vino, toda la famiya estava prezente para verlo i abrasarlo, i kuando entro en la kaza, su bava (la madre de su madre) empeso a kantar kantigas de byenvenida.

Sintyendo estos kantes, mi padre penso ke kuando su bava si iva murir, no iva kedar nada de estos kantes si no se eskriviyan i arekojiyan pishin. Es ansina ke le vino la idea de arekojer este presiozo kapital folkloriko i, a poko a poko empeso a demandar a su bava de kantarle todas las kantigas i romansas ke konosiya, i el estuvo eskrivyendolas, i esto fue el empesijo de esta grande ovra ke yamo “Coplas sefardíes”.

Poko tyempo despues ke abolto a Turkiya, porke no podiya ser konsertista a tchakes de la ferida de su braso deretcho, el governo italiano le proposo un posto de tradjuman en el konsolato de Izmir, i en mizmo tyempo bushkava de enkontrar personas aedadas para demandarles si konosiyan kantes djudeo-espagnyoles. Iva arekojendo de kaza en kaza i en vezes aviya la madre i la ija, i la vieja no se akodrava la kantiga entera, i yamava su ija para ke la kante eya tambyen !

Ma poko tyempo despues, lo mandaron a Rodes, ayi fue ke topo muntchas romansas i kantigas, i tambyen pudo dar lisyones de piano a las ijas de famiya. Es ansi ke konosyo muntcha djente. En poko tyempo se supo ke aviya un profesor de piano muy famozo i ke se enteresava de arekojer las kantigas ke se kantavan en todas la famiyas rodesliyas.

L'orchestre créé à Alexandrie dans l'école de la communauté juive où il enseignait.

Ma non solo dava lisyones de piano ; el topo novya a su gusto entre las elevas ke teniya. Komo dize la kantiga “el novyo no kere dinero, kere a la novya…” . El kayo kon una muy ermoza mutchatcha de buena famiya konosida, ija de Ruben Cappeluto. Poko tyempo despues ke se ivan a kazar le propozaron el posto de profesor de muzika de Alejandriya - Ayifto - en la eskola de la komunidad djudiya, i tambyen responsavle de la muzika en el grande kal d’Eliahou Hannabi.

Le petit Alberto à onze ans

Esto se paso en los anyos 1930. Arivando a Alejandriya, empeso la mizma buchkida por ke ayi tambyen aviya muntchos djudiyos sefardis ke avlavan la lingua i konosiyan kantigas. En enverano, no teniya lavor en la eskola, se iya a kuento suyo viajar para bushkar aynda sea, a Selanik, Rodes, Izmir, en Anatoliya i en Oryente, a Istanbul.

Kuando se aresento en Alejandriya kon su mujer i sus paryentes, el empeso a kompozar los akonpanyamyentos para las melodiyas arekojidas.

Kuatro anyos despues, yo nasi en enverano ; akel anyo, no se fue… vine yo, i le fue ugurliya - syempre me lo diziya - porke en el mizmo tyempo se topo una kantadera ke dyo un konsyerto de “sus” koplas, i tuvyeron un gran sukseso.

Me akodro syempre ke mi madre me diziya de no azer chemata en djugando, porke mi padre estava kompozando. El pasava diyas enteros en su kamareta onde aviya el piano, salyendo solo para komer. I yo, kuando viya la puerta serada, me metiya detras para oyir lo ke estava djugando i kantando en mizmo tyempo. La verdad es ke fina el diya de oy, mis orejas estan entchida de estos kantes.

Mi nona, le agradava muntcho kantar i teniya una ermoza boz, kantando en djudeo-espanyol i en turko charkizes i de vez en kuando, sintyendo mi padre, entrava en la kamareta i le diziya “Adyo, Albertutcho, no es ansina, yo te la vo a kantar i vas a ver ke tengo razon.” Uno de sus livros de coplas, lo dediko a su madre.

En vezes era mi madre ke se permetiya de entrar, trayendole un kafiko para ke no se le sekara el garon, i el sigaro no le mankava en una mano i kon la otra eskriviya las notas. Mi madre tambyen le kantava la versyon ke konosia de Rodes. Mi padre eskutchava su madre i su mujer i ansi adjustava diferentes versyones para la mizma kantiga. En mizmo tyempo ke aviya empesado este lavor, el se okupo de formar un koro de kriyaturas para la keyla kon elevos de la eskola de la komunidad, i un otro de personas grandes i les ambezo todos los kantes ke se kantavan en Turkiya. I para las bodas, aviya tambyen violonistas, violonselistas i kontre-korista.

Me akodro vezes el alhad mi padre me yevava kon el al kal porke aviya bodas, i yo me asentava al lado de el i me enamorava de ver i sentir las seremoniyas. La kila syempre yena de invitados, flores en el talamo, guezmo de temerozas, tanta flor blanka, i muntchos vestimyentos “a la grande”, fostanes largos, lindos tchapeos i novyas ermozas kon vestidos maraviyozos, i kon todo esto, un programa musikal ke paresiya un konserto.

Ansi kuando fue mi torno de kazarme, le rogi a mi padre ke me apronte un programa komo teniya uzo de azerlo kuando aviya grande bodas. “Bachustune ijika miya !” i en desparte de esto, el me izo la sorpreza de kompozar un muevo pedaso para mi ; yo teniya las lagrimas en los ojos.
Ma poko tyempo despues, esta ermoza vida ke teniyamos en Alejandriya se eskapo, kon los evenementos del kanal de Suez. Se empesaron las ekspulsyones de fransezes, inglezes i de los djudiyos. I yo era mueva kazada, mos mandaron del payiz. El diya ke partimos, mi padre me dicho : “Ijika miya - me etcho la bendisyon - no estes triste, yo vo tomar mi madre, tu madre i tus dos ermanikas, i vamos a venir a tu lado en Paris.” Ansina fue, ke decho todo i vinyeron dos mezes despues de mozotros, en agosto 1957.

Malgrado ke ya teniya 60 anyos, no se deskorajo i se metyo a bushkar lavoro para mantener “sus kuatro mujeres” komo diziya. El topo el mizmo lavoro ke teniya en Alejandriya. El kal de Berith Shalom onde se arekojiyan los djudeo-espanyoles i unos kuantos anyos despues avriyeron el otro kal de “la Roquette”, Don Isaac Abravanel. Antes de la segunda gera aviya muntchos djidyos ke moravan i tenyan magazenes por ayi. I en estos dos kales mi padre se okupo de organizar i formar un koro para poder kantar i akompanyar el hazan en las orasyones : empeso kon personas ke ya kantavan en Alejandriya, ma poko tyempo despues vinyeron koristas del Opera de Paris. Fina su muerte en 1975, estuvo lavorando en estos dos kales i se iziyan muntchas bodas a tchakes de la muzika ke les agradava. I en desparte de esto, dava lisyones en el seminaryo israelito de Paris a elevos ke estudyavan la hazanout.


Son informateur rodesli de 1924 :
el ermano Yacov Hazan



Muestra vida en Paris, la empesimos en una kaza mobleada a morar todos endjuntos i me akodro ke un diya mi padre supo ke aviya un konkorso de musika para dos pyanos, ma pyano no teniya… i la notche despues de la sena, se metiya en la meza de la kuzina i komposava, i por oyir lo ke eskriviya, se metiya a tchuflar avagar para no despertamos i estava lavorando unas kuantas oras ansina. Kuando ya fue la ora de mandarlo al konkorso, el mazal le valyo, i tuvo el primer premyo. Mi madre, yo i mis ermanikas no mos kreiyamos de alegriya, komo sin tener el instrumento en kaza pudo preparar esta ovra por dos pyanos.

Esto fue la primera eksperyensa de Paris, ma me akodro komo si fuera el diya de oy.


Allegra Bennoun-Hemsi


Fin du récit dans l’édition suivante.


1
À Salonique, plus fréquemment avec le même sens : ibrik ou librik.
Comments