El kantoniko de Chochana - Chochana-Lucie Mazaltove


Ninguno fuye de su orijen!

Lo ke te vo kontar, es la storia de un ombre santo ke kijo bivir lechos de la sivdad i de su ajitasyon. Su vida la pasava en orasyones i rengrasyos al Dyo. Detchido de irse a bivir a la montanya, lechos de la djente para pueder ambezar la ley en el silensyo. Los diyas pasavan en la soledad i  nada lo perturbava de sus livros de ley.

Ma el destino no lo keriya ansina. Una manyana ora de la Tefila, el ke nada deranjava aresivyo un golpe sovre la kavesa. Era un povereto ratoniko ke un pacharo se estava yevando para dar a komer a sus tchikos ke lo estavan asperando en el nido. Este ombre santo kon toda la buendad ke teniya en el korason tuvo grande pyadad de ver la povereta bestya ferida i ensangreteada.

La lavo, la kuro i despues de unos kuantos diyas se alegro de verla korer detras de el sin decharlo de un paso. Entonses ke tuvo un regreto.

En sus orasyones empeso a arogar i dizirse : “Patron del mundo no era mijor si esta ratonika era una ijika?”

Arogo i  demando tanto fuerte ke el Dyo santo lo oyo. Una manyana al lugar de la ratonika topo una ijika.


 
Le ambezo la ley i la yamo Salva pormodo ke lo salvo de la soledad. Los anyos pasando Salva se izo una ermoza mutchatcha akomplida de todo.
Muestro ombre santo vyendo la vejes venir, empeso a demandarse, “ke va ser de esta ija el diya ande mi vida va eskapar?” se dicho “devo de toparle un marido!” Una notche vyendo la luna, le demando “astro de notche tu ke aklaras i kayentas no keres mi ija por mujer?”  “Ombre santo dala al sol mas klaro y kayente de mi!” Kon toda su pasensya muestro ombre se fue a pasear su ija al ayre de la montanya “Es verdad ke so fuerte ma la montanya es mas fuerta ke mi.” Azyendo su demanda, la montanya le responde, “ay mas fuertes ke mi, son los ratones ke burakan mis pyedras!” Sin pedrer eperansa se fue a ver el Rey de los ratones. “Ombre santo yo tomo tu ija por mujer, ma komo azerla entrar en mi palasyo?”


Es ansina ke muestro ombre santo en sus orasyones demando al Dyo del syelo ke la Salva ke le dyo tanta alegriya

atorne en ratonika. El kasamyento fue tanto alegre ke la montanya lo konta asta el diya de oy.
Bivyeron orozos i tuvyeron muntchos ratonikos.
Ninguno fuye de su orijen.

Chochana-Lucie Mazaltove

Comments