Una notche de chabad en Gerona - Klara Perahya


Une trentaine de lecteurs de la “Lettre Sépharade” viennent d’effectuer un voyage,  sorte de pélerinage aux sources,  dans quelques villes à fortes traces juives en Espagne,  essentiellement du nord. 
(Ce voyage était annoncé dans la LS 21, page 3)

Klara Perahya d’Istanbul en était avec son époux et a confié ses impressions,  en une version plus brève, à notre confrère de sa ville : “Salom”.  C’est ce même texte, légèrement remanié et développé qu’elle nous offre ci-dessous. 

Una demanyana de vyernes en el aeroporto de Orly, destinasyon Espanya, 32 personas de paizes diferentes en partensya por un viaje no solamente a traverso el espaso ma sovre todo a traverso el tyempo, 32 personas a la bushkida de los lugares ande bivyeron sus avuelos.

En Barselona, vijita de la sivdad, impresyones i sonrizas yenas de kortezia kambyadas entre los myembros del grupo. Enfin mueva partensya a destinasyon de Gerona, uno de los sentros del kabalizmo en Espanya.

A los otcho de la notche, kansados medyos endormesidos, medyos gurmyozos, ayegimos a la tchika sivdad medyeval ande dodje siglos antes 25 famiyas djudiyas avian formado una komunidad.

Enkomendansa de la parte de los organizatores de dechar las validjas i de ir sin pedrer tyempo vijitar una tchika sala desnuda deskuvyerta debasho los fondamyentos de una kaza supozada ser el ultimo kahal de la sivdad, vendido en 1492 a cristianos.

A traverso las kalejikas estretchas i eskuras del kuartel ke era la djuderia, arivimos al ditcho lugar, abashimos dos eskaleras de tavla i mos topimos en una tchika sala desnuda, ni Ehal Akodesh, ni lamparas, ni livros, nada ke asemejava a un objekto de kulto, una sala vazia ma kon una atmosfera espesyal, prodokto puede ser de muestra propya imajinasyon.

Sin dingun formalismo, una mujer asendyo dos kandelas (de estas kandelas ke desde siglos las mujeres djudiyas asyenden para aresivir el Chabad) i, poko despues, uno de los partisipantes nombrado Hayim, un vazo de vino en la mano empeso a dezir los primeros byervos del kiduch; su boz grave yena de fervor rompyo la kayades, otras bozes se adjuntaron a eya, bozes de ombres, bozes de mujeres, kada una kon su propya pronunsyasyon, su propyo “kaide”, kada una segun el ritual de su sivdad, ma todas kon la mizma ardor.

La emosyon en este punto era un evenemento uniko, komo si una fuersa venida del fondo de los siglos avia realizado en un punto la unyon de estas 32 personas ke no se konosian unas kuantas oras antes.


En este espasyo desnudo, sin simbolos sakros, sin sinyos eksteryores de santedad, grasyas al poder de una orasyon ditcha endjuntos, kada uno sintyo ke la mujer o el ombre ke se topava a su lado, djudyo o no djudyo, kreente o no kreente no era mas un ajeno ma un serkano.

Esta emosyon turo todo el tyempo del viaje.

Eya turo el diya siguente kuando vijitimos el ditcho “Sentro Bonastruc ça Porta”, nombre katalan del selebre savyo Nahmanides (Rav Moshe ben Nahman - 1194/1270), rabino ke tomo parte en el famoso “pleto de Barselona”.

Esta emosyon turo en el kazaliko nombrado Besalu, - kazaliko entre dos rios koryentes kon su forteresa i su ponte - durante la vijita del mikve ke servia a purifikar muestras madres en syertas sirkunstansyas.

Eya turo tambyen en Tudela, ande huimos resividos por el mayor de la sivdad kon los byervos : “...venitech a vuestra kaza...” Tudela ande tuvimos la okazyon de eksprimir muestros sentimyentos a la Televizyon Espanyola. Tudela kon su “Fuente de las tres kulturas”, simbolo de un esforso de okumenismo entre puevlos de fey diferentes ma tornados verso el mizmo eskopo : “Servir Dyo en servyendo el umano”.

Tudela kon los poemas de Yehuda Ha Levy1 gravados enriva de una plaka de marmol :

Ofra lava sus vestidos

en el agua de mis lágrimas

y los pone a secar

al sol de su hermosura.

No necesita el agua de las fuentes

porque tiene la de mis ojos

ni otro sol que el de su belleza.

i ande asistimos a la inogurasyon del busto de Benjamin de Tudela, famoso viajador i eskrivano djudyo nasido en esta mizma sivdad.

Momentos inolvidavles ke se repetaron en Ribadavia en el kuartel djudyo ke kedo komo era kinyentes anyos antes kon, a proksimidad, la kaza del inquisitor.


Momentos ke bivimos sovre todo en Toledo, sentro de la djuderia, sivdad de una luzyor unika, fraguada enriva de un imenso pinyasko kon a sus pyezes el grande rio el Taje; sivdad kon sus dos sinagogas (fueron ya mas de 12 !), la una nombrada aktualmente “de Santa Maria la blanka” fraguada en el dodjen siglo, i la otra “del Transito” fondada en el katorzen siglo grasyas a Samuel Levi, trezoryero del rey Pedro primero de Kastilya.

Toledo kon sus altas paredes, sus forteresas i sus fraguas ande se mesklan las arkitekturas gotika i araba, kon sus maraviyozas pinturas del Greko i ande kada pyedra es el testmimonyo de una vida ardyente.

En esta sivdad tuvimos la alegria de azer la konosensya de una persona de grande valor, Rhodeslia engrandesida en Amerika latina, ma oy en diya instalada en Madrid, la sinyora Matilde Gini de Barnatán ke introduzyo en las emisyones de la radyo espanyola un programa de medya ora a la semana en la lingua de muestros avuelos.

Ansi eya, kon su dinamizmo i sovre todo kon su voluntad de mantener en vida el djudeo-espanyol, etcho un ponte entre la epoka dezmazalada ande muestros padres fueron arondjados i el diya de oy.

Este viaje no fue solamente un viaje a traverso el espasyo o el tyempo, el fue un viaje a traverso la imortal unyon del puevlo djudyo, kada uno kon sus ideas propyas, kada uno kon las tradisyiones de su kazal, ombres, mujeres diferentes los unos de los otros ma syempre unidos grasyas a una mizma esperansa, un mizmo ideal, un mizmo dezeo de paz, una mizma nostaljia del pasado.

En este viaje, lo mas importante no fue tanto las maraviyozas ovras de arte ke tuvimos la okazyon de ver, ma estos kalejonikos mal arelumbrados ande syenes i syenes de personas bivyeron, riyeron o yoraron, ande la mujer djudya, los vyernes despues de mezodjorno adornava la meza de Chabad, ande kada tadre eya asperava el retorno del balabay, estos kalejonikos ande ninyos djugavan sin pensar al diya de amanyana, ande en kada ventana se aparavan fatchas luzyas de mansevas o fatchas merekiozas de nikotcheras.

Ay un tyempo para la amargura, ma ay tambyen un tyempo para la alegria. Uvo un tyempo ande abokimos la kavesa, oy es un tyempo ande la tenemos alta.


Klara Perahya

 

Comments