Algunos recuerdos del tiempo de gerra


En primero de todo, tengo ke dizir ke el espanyol ke avlo, el djudio komo se dizia en mi famiya, es muy flako y mesklado kon palavras fransezes y de espanyol halis.


Mos vinimos en Fransia en el anyo 1930, yo tenia tres anyos. En kaza se avlava siempre el franses. El djudio solo servia a mis padre y madre para eskonder lo ke las tchikas no tenian de entender, y tambien kuando se peleavan !


A vezes, a mi padre le dava la gana de kantar un pedasiko de :

Dame la mano palomba

Para suvir a tu nido

Maldicha ke durmes sola...


De vez en kuando el yamava a mi madre chichek o bülbül, ke son los biervos turkos para dizir flor i bilbiliko. Ansina se oiya “Bülbül onde sta mi djuba?” “Chichek, no topo mis pantoflas”. Mi ermana y yo mos yamava sus dos hanumes.


Vino la gerra. Mos kedimos en Paris. komo aviamos guadrado la nasionalidad turka, no tuvimos la obligasion de yevar la estreya amariya, ama deviamos kedar en kaza despues de las ocho de la tadre, y no ir al teatro, sinema y otros lugares publikos. Estavamos relativamente protejidos komo muestro pais era “neutre”. Mi padre se kedo en su magazen, ama le mitieron un “gérant aryen”.


Biviamos kon espanto y ansia, mesklado de “insouciance” et “futilité” (no konosko il biervo en djudio), aziendo, grandes y tchikos, mil y una imprudensias, sin tener tino del peligro.


En mi eskuela, el lycée Hélène Boucher, la direktoria aprovecho, kon algunas familias fransesas a eskonder unas chikas ke se avian kedado solikas despues de las primeras “rafles”.


Siertos ermanos i primos estavan a Drancy, otros prisonieros
de gerra. Me akodro ke una noche mos fuimos de kaza porke mos avia telefonado alguno ke ivan venir para apanyarmos.


Un amigo grego kristiano mos akompanyo por las kayes fina otra kaza, djusto komo en la pelikula “La traversée de Paris” pasando entro los kontroles, korriendo kon las validjas, sudando y temblando.


Poko a poko se estavan aserkando las sakanas y peligros.


A la fin del anyo 1943, el konsolo de Turkiya mos izo saver ke no puedia mas protejarmos : teniamos de ser rapatriados en Turkiya. Yo no me akodro de las formalidades ama fueron bastante largas y komplikadas.

Solo veo, unos sinkuenta anyos atras, al mez de febrero 1944, algunas vente o trenta familias dentro de un vagon uniko espesial del treno ke tenia de atraversar la Evropa en gerra, kashas de komida aparigidas para mas de una semana, las mujeres kon toda la djoya en los dedos y el garon, esta djoya ke devia aprovechar para bivir no se savia kuanto tiempo y tambien las paras eskondidas en los kalsados de todos, grandes y chikos.


Teniamos un “transport Führer”, un senyor Gabay muy simpatiko y de buen provecho, ke era enkargado de las diskusiones kon las varias otoridades ke se presentaron durante estos ocho o dies dias de viaje.


Mosotros kuatro, padre, madre y las dos ijas, estavamos en un kompartimento kon monsieur y madame Benbanaste, primos de leshos. Virginie Benbanaste, ermoza y delgada mujer kon kaveyos blankos de nyeve, me paresia una “très vieille dame”. Puede ser ke era mas manseva ke mi oy en dia !


En este “Orient Express” muy spesial viajimos uno o dos dias sin dertes, kaminando y biviendo en los kortijos del treno, avlando sin estrecharmos kon los otros de muestra edad, lavandomos komo se puedia en los lavabos, aziendo moabet kon todos. Las famiyas se konosian kaji todas. Algunos saliyan en derecho de Drancy, komo eran Turkos rekonosidos, se dizia “Turcs reconnus”.


A la yegada en Vienna, muestro vagon fue dezatado del treno y se kedo solo. Asperimos un poko, y komo nada no afitava, mos atrivyimos poko a poko de salir afuera, por la sivdad. Los unos se kedaron serka serka a tomar un kaviko. Los otros, komo pasharos lokos se bolaron en todas direksiones komo si eramos turistos en viaje de plazer.


Yo, kon mi padre, suvimos en un tranvay y mos paseymos por toda la sivdad austriaka. Enkontrimos fransezes “travailleurs volon-taires”. Una mujer del paiz se aserko y mos amostro todos los monumentos.


Vimos tambien munchos soldados firidos, kon solo una pierna o un braso, lo ke no se viya en Paris. Abashimos del tranvay, entrimos al Grand Hôtel para echar una pishada. Toda esta “escapade” fue una koza sin tener tino. Ama, puede ser, ay un Dio para los lokos komo ay uno para los ke beven muncho raki...


Kuando vinimos atras al treno, se avia pasado algo muy danyozo : una sinyora de muestro grupo ke avlava aleman avia echado, sin kerer azer danyo, una palavra para dizir ke eramos djudios tornando en muestro paez. Guay de mi !



Ataron muestro vagon a otro treno, y atras ! “Raus, raus”. Se oyian gritos por todas las partes, sin entender lo ke mos ivan azer. Virginie Benbanaste empeso a arogar al Dio. Mos kedimos todos mudos y absortos, yenos de merekia. En la noche, mos dezataron de muevo y mos desharon nocha entera en un kampo plato y sin fin yeno de nyeve, estremesidos de espanto y de frio.


Grasias al Dio - y grasias al buen monsieur Gabay ke se torno kon hariflik1 por todas las partes, se arreglo la koza.


Ayde, de muevo en direksion de Estambol. Al pasar por la Hungaria, mos mitieron askieres para eskortarmos. Mas despues pasimos la Yugoslavia. Miravamos por las ventanas a ver si ivamos apersivir los partizanos de Tito...


Despues, la Bulgaria, kon nyeve, nyeve. Las kazalinas, panuelos sovre la kavesa trayendo pan para mosotros...


La gana de riir, avlar bavajadas y azer shakas y desmodres mos avia venido de muevo.


En fin, la Turkiya ! Pasimos algunos dias en un sierto Hotel Internasional, kada famiya en una kamaretika, los unos endriva de los otros, las mujeres gizando endjuntas en una kozina emprovizada.


Poko a poko, kada uno topo mishpaha, ken un ermano, ken un primo, ken un amigo. Los djudios de Turkiya mos aresivieron bien. Todos se keshavan “Aman aki no demandes lo ke sufrimos kon el Varlik”, mozotros respondiendo “Aman, aya en Fransia en ke espanto bivimos, y kuantos de los muestros fueron apanyados y kien save ande estan agora...”


Se maraviavan de vermos kon los kalsados altos de madera, los kaveyos altos sovre la kara, las eskularichas largas y enkolgando, echas kon pulizikos de sedef briliantes. “Estas Parisianas, dizian, no parese ke se estrecharon tanto...”


Despues, para gastar manko, mos fuimos a bivir en una izla, Prinkipo, el invierno y el anyo entero. Yo tenia de eskapar mis estudios. Kada manyana me iva a Estambol sovre un vaporiko yeno de Gregos kantando y baylando, y eskapi mi “bachot” al Lycée Papillon
2. Es ansina ke se yamava la eskola del konsolato de Fransya.


Pero esto es otra estorya.


Estelle Dorra
Comments