Djudeo-espanyol : Las Milizinas del Doktor Abrevaya par David Benbassat-Benby

Le kuento qui suit, placé dans le contexte de son époque, brosse avec humour, dérision, et souvent auto-dérision un tableau des mœurs, us et coutumes dune communauté juive sépharade habitant dans les années 1900/1930 une province de la Turquie. Un de ses trois protagonistes, le docteur Abrevaya, nest pas un personnage imaginaire. Jusqu’à la fin de la seconde guerre mondiale il fut, à Istanbul, un praticien de renommée acquise, avant d’émigrer en Israël. Les “ciseleurs” ou “ciseleuses” de konsejikas savoureuses dont la communauté stambouliote était parti-culièrement friande aiguisaient inno-cemment le langage burlesque de leur terroir sur des cibles réputées également.

Avia de ser dos amigos, dos buenos djidios. El uno se yamava Bohorachi i el otro Sabetay. Bivian en Silivri, una chika sivdad, kaje un kazal, de la Trakia Orientale en Turkia.

Bohorachi era un esnaf, un chiko merkader ke se okupava de manifaturadjilik, de vendida de teshidos al metro. En su magazen el se ganava la vida kon muncha pena para mantener su mujer Bulisu i sus sesh kriaturas.

Sabetay ke no tenia ni chiko kapital ni grande mazal, lazdrava kada dia de madrugada fina la tadre, kaminando de puerta en puerta para poder vender los teshidos de su amigo Bohorachi ke le dava fiyado. La noche, kuando tornava a su kaza mas muerto ke bivo de kanserya, el povereto Sabetay tenia apenas la fuersa de komer un bokado i se echava a la kama olvidandose fina su dover de marido kon su mujerika Sihula. La dezmichada de Sihula se iva sikeleando de verse tan neglijada sin pueder kesharse kon ninguno.

Kada demanyana Sabetay pasava muy demprano por el magazen de Bohorachi para mirar los kuentos, pagar a su amigo lo ke avia arekavdado, i tomar ropa mueva para las vendidas del dia. Ma un dia Sabetay se alevanto muy dezrepozado. La noche entera el no avia serrado ojo, aboltandose en la kama komo un shish kebap i keshandose de dolores fuertes.

Akel dia, Bohorachi viendo ke Sabetay estava tadrando tanto para venir a su butika, kedo en kudyado por su amigo. “Adjaba1 ke le akontesio ?” se demando el, porke ya savia ke Sabetay era una persona onesta ke nunka mankava a su dover sin razon. La mirikia de Bohorachi estava pujando ademas ke el tenia entision de azer un viaje a Estambol para emplear ropas muevas, porke su magazen estava kaje vazio por las buenas vendidas en akeyos dias serkanos de bayram, de fiesta turka.

En kudyado i despasensiado, viendo negras i no buenas, Bohorachi desho la butika en las manos del chirak, su empiegado Avramiko, kon todas las enkomendansas menesterozas i se metio en la kaye para ir a entender lo ke pasava en la kaza de Sabetay.

Kuando Bohorachi yego a la kaza de su amigo, lo topo en la kama, kuvijado kon dos kolchas, la kara skura, el ojo aboltado i sudando kalderas de sudor.
“Hayirola, de bueno ke seya, ke te akontesio, bre Sabetay ?” demando Bohorachi, “el otro dia dainda estavas san
o i rezio i oy te veyo adolensiado, espandido komo una palamida dezmayada.”

Kualo ke te diga?” le respondio Sabetay kon media boz, “me tomi frio ayer koriendo de puerta en puerta kon este maldicho tiempo de luvia i de ayre. Pasensia, esto enklavado en la kama sufriendo meamarim, sien males...”

Bohorachi se adjideyo de su amigo i pensando a su viaje a Estambol le paso una inspirasion por la kavesa.

“Oyeme bre Sabetay, yo sto partiendo amaniana demaniana para Estambol por mis echos, tengo ropas de merkar, ma ya me va sovrar un poko de tiempo. En Estambol ay un doktor muy alavado ke se yama doktor Abrevaya. Dizen ke es un savio ke milizina todas las hazinuras. Ya es vedra ke en muestra hevra2 de Silivri ay un doktor, ma no lo kero ni nombrar porke tiene fama de “doktor de matasanos” i es mijor ke te akavides de el, Sabetay ! Te kontare lo ke akontesyo la semana pasada : Un primo mio ke tenia empushos i dolores de tripa se fue a konsultarlo a este doktor i kualo keres ke le de por milizina ? Le echo una ayuda tan kayente ke lo tutushtureyo, lo kemo bivo. El povereto dainda esta koriendo de un bedakise3al otro. Kurto te lo are... ya te dishe, yo esto partiendo amanyana para Estambol, dizime de kualo sufres i yo va ir onde el doktor Abrevaya para demandarle las milizinas menesterozas para ti.”

“El Dio ke te bendiga Bohorachi” le respondio Sabetay, “me vas azer un plazer muy grande. Si no es zahmet, si no es muncha pena para ti, dizile al doktor Abre...Abre... komo se yama ? Si, si, Abrevaya, ke esto muy hazino, tengo dolores fuertes, sovre todo en el estomago i en la spalda.”

“Muy bien Sabetay, kolay i liviano ke te se aga. Piedre kudyado, ya le vo kontar todo al doktor Abrevaya. Kon sus milizinas maraviyozas te vas a meter en pies en poko tiempo. Ya te puedo dizir de agora “gechmish olsun”, refua shelema, sanedad buena ! Ayde, kedate en la buena ora, el Dio Baruh’u ke te de tripas anchas por lo ke estas areyevando.”

Ansina Bohorachi saludo a Sabetay sin aserkarse muncho de su kama, de espanto ke no se le apege i a el la hazinura. Le enkomendo a Sihula, la mujer de Sabetay, de kudyar bueno a su marido, de kuvijarlo bueno no sea ke se yele, fina su buelta de Estambol kon las milizinas.

Al dia venidero Bohorachi se alevanto muy demprano para poder alkansar el treno de las sesh, el primero ke devia de partir para Estambol. En la stasion de Silivri se merko un bilieto ida i vinida de tresera klasa i se asuvio al treno kon un bogo en la mano bien atado kon kuatro inyudos. 

En este bogo su mujer Bulisa le avia metido las kozikas para el viaje : prima de todo un bokal del famozo yigurt de Silivri para regalar al doktor Abrevaya, despues un pan fresko echo de kaza, dos borekitas de karne, un buen pedaso de almodrote, tres kuatro revanadas de kezo blanko, dos guevos enhaminados, un punyado de azitunas, un pipino, un poko de sal i pimienta arientro de dos papelikos, un kuarto de baklava, una tevajika de algodon, una redoma de agua bien tapada i una redomika de raki. Si, solo una redomika chika de raki porke Bulisa, muy akavidosa, se espanto ke dandole una redoma mas grande, Bohorachi ke es un buen chotreador i le plazia muncho esta bevienda fuerte, se puedia adormeser en el treno sin poder espertarse a la yegada a Estambol.

Komo era demprano en el treno, avia pokos viajadores. Apenas unos kuantos kazalinos ke uzavan tomar destinasiones muy serkanas. Bohorachi, ke no era grande muhabetchi, porke a el no le plazia avlar muncho, bushko un kompartimento vazio, serro la puerta, abasho los perdes de las ventanas para kedar solo. Se kito los kalsados i se espandio de largo, ferah ferah4, sin ke ninguno venga a deranjarlo. 

uando le vino la gana de komer, dezato los inyudos del bogo, espandio la tevajika, kito las kozikas de komer, bevio dos tres damlas de raki, travo un respiro ondo ondo i disho : “oh, ke ermozo keyf, ooh ! me lo sto gozando !” Despues el se metio a komer kon tanto plazer, kon tanto plazer ke si enfrente de el akeya ora avia un muerto se aribiviya pishin para asentarse i el al pranso.

Ensupito Bohorachi se kedo kon el bokado en la boka, le paso por el tino la prometa ke le avia echo a Sabetay, ma no se akodrava mas kuala era la hazinura de Sabetay por la kuala devia konsultar el doktor Abrevaya de Estambol. Penso i penso, ma el no se pudo akodrar. “Ijo de mamzer de echo, kon este meoyo de kalavasa ke tengo yo, kalia ke tomara papel i kalem i ke eskriviera lo ke me disho Sabetay.”

Se esprimio, se esprimio la kavesa ma no pudo akodrarse. Dizen ke en este kavzo es mijor aboltar la oja, pensar a otra koza o no pensar a nada. Sin insistir demaziado Bohorachi arekojio lo ke avia sovrado de la komida (ya puedesh imajinarvos lo ke le avia sovrado ! eran unas kuantas migas), sakudio por la ventana del treno la tovajika i se espandio de muevo. Komo dishimos lo ke avia bevido era solo una redomika de raki, ma kanso komo estava por aver durmido poko la noche pasada, muestro buen djidio kayo en un esfuenio liviano. Apenas tuvo tiempo de horrear un poko ke ensupito Bohorachi salto de su asiento komo si una susta lo avia arimpushado de abasho ariva. Le paso un relampago por la kavesa i se metio a gritar :
“Agora ya me akodro, Sabetay, kualas son tus dolores : dolores de estomago i dolores de espalda !” 
Para no olvidarse de muevo, Bohorachi serro fuerte los ojos i disho tres vezes : “El estomago, la espalda”.

Oras de medio dia, el treno yego a Estambol a la stasion de Sirkedji, esta malle de la vieja sivdad onde un tiempo se topavan los vendedores de sirke, de vinagre, de onde el nombre de “Sirkedji” : vendedor de vinagre.

Bohorachi se metio en kamino para el charshi de los manifaturadjis, el charshi de los vendedores de teshidos. Vijito uno detras de otro los merkaderes onde uzava emplear i ke ya lo konosian komo un buen mushteri, un buen kliente. Bohorachi ya savia ke en dingun magazen no devia pagar nunka el primer presio ke le demandavan, porke segun el uzo del paiz era kaje una verguensa de merkar ropa sin azer pazarlik, sin diskutir el presio. Merko todo lo ke tenia de menester para su butika, kito la moneda de la bolsa guadrada en su kushaki pago a kada vendedor lo ke tenia de pagarle.

Muy kontente de aver empleado bueno su tiempo, Bohorachi yamo un payton travado por un kavayo i le dio al arabadji el adreso del doktor Abrevaya. Este doktor morava en la malle moderna de Estambol, en Beyoglu (o Pera), djusto enfrente de un otel frekuentado sovre todo por estranjeros ke venian de todas las partes de la Evropa para ver las ermozuras del Bosfor i de Estambol. El doktor Abrevaya estava al sinken etaj onde tenia su morada i arisivia sus hazinos. “Sinko kates” penso Bohorachi, “es muy enalto”. El no era auzado a suvir tantas eskaleras, porke en su chika sivdad de Silivri las kazas eran todas bashikas. Avagar avagar, Bohorachi se metio a suvir los eskalones, uno a uno, yego al sinken kat i travo la kampanika de la puerta del mediko. El doktor Abrevaya le avrio la puerta el mizmo i lo arisivio amablamente, komo uzava a arisivir sus klientes viejos o muevos.

- Hosh geldin, vengas en la buena ora, dizeme de kualo sufres, de ke koza te estas keshando ?

- Sinyor doktor, grasias al Dio, yo sto sano i rezio. Yo vengo de Silivri, ma no vine para mi, es para mi amigo Sabetay. Sinyor doktor, el ya konose Silivri, muestra chika sivdad famoza por su yigurt kaymakli, el yigurt yeno de krema. Na, ya le trushe un bokal para el, sinyor doktor, esto siguro ke ya le va plazer muncho.


- Munchas grasias, respondio el doktor, ma dizime deke tu amigo Sabetay no vino el mizmo, una vez ke el es el hazino ?

- Sinyor doktor, ke demanda me esta demandando ? Povereto de Sabetay, komo puede vinir ? Esta hazino adolensiado en la kama, no tiene fuersa ni para menearse.

- I kualo tiene Sabetay ?
Kualo tiene ? 
Si, ke aspere un poko, sinyor doktor...

A este punto Bohorachi pedrio la palavra. “Mira enkashada” se disho de si para si, “demuevo no me akodro kualos son los yesurines6 de Sabetay.”

Despues de une chika ezitasion la kara de muestro buen djidio se le riyo de muevo i disho :

- Ah ! agora ya me akodri, Sabetay tiene dolores d’estomago i dolores de espalda.

-Dolores d’estomago muy fuertes ? demando el doktor.

- Si, muy fuertes, respondio Bohorachi.

- I dolores de espalda muy fuertes?
- Si, sinyor doktor, muy fuertes.

- Ya entendi lo ke tiene tu amigo Sabetay. Asperate un poko - disho el doktor Abrevaya i se alesho dos puntos antes de tornar kon las manos yenas de milizinas.

- Mira, aze dikkat a lo ke te vo dizir. Estas viendo estos polvikos, kada uno serrado en papel ? Sierven para las dolores de estomago. Son trenta deyos. Ke Sabetay tome dies dias de sira tres polvikos al dia despues de komer. I para las dolores de espalda, le vas a echar 12 ventozas ke apanyan bueno, kero dizir ke por kada ventoza el kuero de la spalda deve de unflarse, si no se unfla no la deves kontar. Despues de las 12 ventozas le vas a fregar la spalda del hazino kon este melemke te sto dando.

- El Dio Bendicho se lo pagara en bueno, sinyor doktor. Kon sus milizinas bendichas ya salvara el povereto de Sabetay. Munchas grasias.

Bohorachi arekojio las milizinas en su bogo, las apreto kon tres inyudos fuertes, no sea ke se le piedran en el kamino, pago la vijita al doktor Abrevaya, kaje ke lo keria saludar kon bezos i chupos, ma le manko el koraje.

Kuando ayego a la kaye, Bohorachi ensupito se dio un shamar a la frente “A Dio santo i piyadozo, los polvikos i las ventozas estan muy bien, ma me olvidi de demandar al doktor, hazino komo esta, kualo es ke Sabetay puede komer. Ijo de mamzer de echo, refran mintirozo no ay : “el ke no tiene meoyo, ke tenga pachas”. Esto diziendo, Bohorachi torno atras i se metio a suvir otra vez los sinko kates. Sono la kampanika, le avrio la puerta el doktor.

- Affedersin8, sinyor doktor, el me disho ke por las dolores de estomago Sabetay deve tomar los polvikos, ma no me disho, hazino komo esta, kualo es ke Sabetay puede o deve de komer ?

- Ke koma liviano, asta ke le pasan las dolores. Poka karne i sovre todo muncha kalavasa, prasa, zarzavatbuyida.

- Oh, buen kazik ! - respondio Bohorachi - Yo ya konosko muy bien mi amigo Sabetay. El tiene las tripas floshas. Por demazia Sabetay es un ombre bichimsiz, muy difisil, a el zarzavat buyida no le plaze del todo.
Araviado por la segunda venida de Bohorachi, el doktor Abrevaya pedrio la pasensia i disho :

- I si no le plaze zarzavat buyido, ke koma un pedaso de mi kulo !
Sintiendo 
estas palavras, muestro buen djidio se kedo enkantado delantre la puerta. “A ! agora ya entendi” se disho de si para si, “porke el doktor Abrevaya tiene fama de dar milizinas maraviyozas”.

Bohorachi abasho las eskaleras muy areboltoneado. Apenas yego a la kaye, se dio otruna dada a la frente.
- “Madre mia mi kerida, para ke me parites? Era mijor si parias un sako de ranas. En ke bela
10 me meti yo por kerer azer plazer a Sabetay ? Ma, lo mas emportante me olvidi de demandar al doktor... Bueno ke vas a azer ? No son tus karnes ni tus pachas. El tavan ke te apiyade, torna otruna vez atras para eskapar tu dover de amigo”. 

Bohorachi arekojio lo poko de koraje ke le avia kedado. Asuvio de muevo todas las eskaleras, maldiziendolas, travo la kampanika de la puerta i kuando le avrio el doktor Abrevaya, le demando :

- Sinyor doktor, me sto averguensando de deranjarlo por la tresera vez, me va eskuzar. No ay safek ke11 el es un doktor muy savio, ma me diga un poko komo vamos a azer para ke Sabetay pueda komer lo ke me enkomendo ke koma ? Es ke Sabetay deve vinir aki a Estambol o el, sinyor doktor, se va ir a la kaza de Sabetay, en Silivri12 ?  

David Benbassat-Benby 
Comments