Exemplaires : Una kasalina - Sara Confino-Golub

 

 Sous cette rubrique nous entendons publier dans chaque numéro de la «Lettre Sépharade» des réflexions, des souvenirs, des itinéraires, des points de vue qui, pour être personnels et signés, n’en présentent pas moins un intérêt général, et en deviennent exemplaires de notre civilisation judéo-espagnole.

Un épisode vécu conté en judéo-espagnol par notre inépuisable Sarika - Que mos biva syen i vente anyos ! 

Una kalor grande estava kayendo de los syelos en etchandose sovre la tyerra i tenyendola en sus brasos, bueno apretada, komo se tyene una mutchatcha amoroza. Todo bivo se estava atabafando, sin saver ande meterse i kualo azer. De mezmo, i las kazas sinrinliyas, no pudiyan dar el repozo del puerpo para bivir. 

Las sudores de las frentes estavan kayendo sin poder kontarlas. Ni una oja de los arvoles no se meneyava, para dar un poko de freskura. Las palavras ke saliyan de kada boka no mankavan: «Uf ! ke diya pezgado ke estamos pasando ! Mas presto ke eskape i otro mijor ke mos venga !» 

Orozamente, ay kaji dos semanas ke las echkolas serraron sus puertas i todas las kriyaturas se topavan en sus kazas. Esta kacha de bizbas lavoraderas kedo de bivir su vida de kada diya.

Sarika, ijika mansevika de 12 anyos, kon su kulo puntidiko ke no se estava dos puntos en un lugar, ditchizo de salir al kurtijo. Ayi, eya asperava de topar un aver mas livyano para respirar. 

Apenas dyo dos patadas, ke sintyo una bos de lechos yamandola de nombre i de boka yena. En alevantando la kavesa, vido a su ermano, el grande Yosef, aparado en la puerta de kaye de kaza, akompanyado de una mujer kazalina. Del sinyo ke le izo, Sarika entendyo de vista i en kurryendo se aserko de eyos los dos. 

La kazalina, una mujer alta kon una kara espajada, vistida kon unos vistidos muevos, limpyos, se viya ke era una mujer de poder. No le mankava ni la fusta plisada preta, ni la prostela brodada por enriva, ni el fichu de seda enriva de su kavesa. Los kalsados de lak preto sinteyavan en sus pyezes. 

Kon una bos seryosa, su ermano le dicho : -«Sarika, tomala a la “tiya Bohora” y yevala a kaza». 

Apenas dicho estas palavras, el ermano se abolto, dyo la espalda i tomo el kamino par ir al tcharchi a su butika, ke decho kon su tchirak. -«Komo de “tiya Bohora” es esta kazalina, penso Sarika ? Eya no tyene nada de djudiya, esta una kazalina etcha i deretcha». 

-«Ke maytaptchi de ermano tengo yo, kontinuo a pensar Sarika. No eskapa de azer burlas. Por la mochka ke bola topa lo ke dizir». 

No ay mas lo ke azer. Una vez ke eyas kedaron solas, una alado de la otra, entraron al kurtijo, kaminando avagar-avagar. La tiya Bohora era una mujer kocha. El pye syedro lo teniya un poko mas kurto del otro i, en kaminando, dandaneyava su puerpo de una parte a la otra. «No prime ke la enkanse muntcho» penso Sarika en kaminando. 


La kaza se topava en el fondo del kortijo ; aviya un buen kaminiko de azer a pye. 

Al momento ke eyas arrivaron adelantre de la eskalera para entrar aryentro de kaza, una bos por enriva de sus kavesas. Era la madre de Sarika, ke las vido por la ventana avyerta i salyo a la veranda para asperarlas. Kon una bos tremblada, eya dicho : 

«Tu sos, Lea?» 

Otrun duch yelado le kayo enriva de la kavesa de Sarika. 

«Adyo santo i peyadozo ! Kualo keren dizir estas todas palavras ? El ermano la yamo “Tiya Bohora”, la madre la esta yamando Lea !» Sarika no save mas lo ke pensar. 

En este momento djusto, se miraron las dos mujeres en los ojos i, de un momento al otro, se etcharon una enriva de otra. Se abrasaron i ampesaron a yorar. Yora la una, yora la otra, sin poder espartirsen i sin dizirsen ni una palavra. Aduspues ke ya se etcharon una buena kantitat de lagrimas kayentes, se espartyeron i entraron a una de las kamaretas. 

La kazalina se asento enriva del divan i la primera koza ke izo, fue ke kito una rida de su grande aldukera, para alimpyar sus lagrimas. En este momento djusto, la madre de Sarika profito i demando :

 -«Komo estas, Lea ? Ke hayir haber ? Tyenes novitates de tu madre, de tu padre ?» 

Adespues de un grande suspiro eya respondio : 

-«Dingunos. No me eskriven i yo no les eskrivo. Yo se solo ke agora biven en Sofya». -«I tu famiya, komo va eya ?» 

-«Grasyas al Dyo, eya va bueno. Tengo tres ijos mansevos, grandes, huersudos, ke lavoran la tyerra i me dan muntcho gusto a la alma».

 -«Lea, aze orasyones al Dyo i arrogale ke te pedrone por el mal ke azites a tus paryentes. Eras manseva i no te davas kuenta, la pena ke les dates. Ke sepas ke el Dyo pedrona a los ke se arripyenten !» 

En este momento, el padre de Sarika arrivo a kaza. Sin entrar aryentro, del kisyo de la puerta, se abolto enfrente de su mujer i le dicho : 

-«A Lea, arrisivela komo una reyna en muestra kaza. Tu no saves komo eya me arrisive a mi kuando esto en su kaza. Eya se okupa de mi i de mi kavayo, komo no te puedes imajinar. Me aze la mijor komida, me apronta la mijor kama para dormir, me da la mejor kamareta» 

Las onores de esta kaza dinguna ves no mankavan para dinguno, mas i mas poko para esta musafira del kazal, tanto atansyonada kon su padre. 

Sarika i su madre entraron a la kuzina para eskapar de aparejar la sena de la medyodiya, dechando la musafira kon su padre. Sarika, entera maraviyoza, enkantada de todo lo ke oyo avlar de esta «tiya Bohora-Lea», le demando eksplikasyones a su madre, de kuala supo la verdat : 

«Kualo ke te diga, ijika miya ? Es una istorya triste de una famiya djudiya ke biviya kon mozos en la sivda. El padre era un ombre onorado i respektado. Un diya, el detchizo de ir bivir al kazal i avrir una butika de pramatarlik. El izo lo ke penso, tomo su famiya i partyo.

El teniya sinko kriaturas, tres ijos i dos ijas. El etcho le kamino muy bueno. Los kazalinos estavan kontentes de el i el de mezmo de todos sus klientes. Para empliyar ropa de su butika, veniyan i djente de los kazales serkanos. 

Ma el malor les arrivo, kuando Lea se izo mutchatchika-mansevika i se namoro de un mutchatcho krisyano-kazalino. Komo eya saviya ke sus paryentes dinguna ves no van a atchetar este kazamyento, eya se fuyo de su kaza i se izo “pristanala” komo los krisyanos lo dizen, “fuyida de kaza” en djudezmo. 

Kuando el padre vido lo ke arrivo, endevista ditchizo de kitar el kazal. Etcho la yave a la butika, etcho la yave a la kaza, tomo su famiya i de muntcha verguensa se hue a bivir lechos, a Sofya. 

Dizen ke los paryentes se kortaron kriya, la enterraron biva, komo ke Lea no egzistiya mas para la famiya». 

Los anyos pasaron. Lea agora es una mujer aedada, kon kaveyos blankos i un poko abokada. Ma eya kedo kon karas koloradas, tchapetas de una vera Kazalina ke bivyo i lavoro en los kampos. 

Uno de sus mas grandes gustos de la vida era kuando viya arrivar a su kaza el padre de Sarika. El uniko djidyo ke eya kontinuo a ver en su vida. Lo arrisiviya kon brasos avyertos i no saviya lo ke azer por el. Le paresiya ke el malah entrava en su kaza. 

En el momento ke el padre de Sarika se aparejava a kitar el kazal para entrar a la sivda ande el biviya, Lea no eskapava de ayudarle. No era kat kolay para eya de espartirse de el. La alma se le arrankava. Le ayudava a meter toda la ropa a la talika. 

A pye, en tenyendo la kantarma del kavayo, Lea kaminava paso a paso sin fatigarse, en repetando las mezmas palavras muntchas vezes :

 -«Mira Hayim, no te olvides de mi. Ven a verme kuando keres. La kasa miya es syempre avyerta para ti». 

Kon estas kuantas palavras, arrivavan fin al kavo del kazal. En dandosen las manos, serrandolas huerte, en apromityendo de vinir otruna ves en presto tyempo, se espartivan.

Una lagrima amarga saltava de los ojos de Lea i se rodeava de sus karas.

traduction par Haïm Vidal-Sephiha

Comments