Exemplaires : Un enkontro kurto i esmovyente - Sara Confino-Golub.

 Sous cette rubrique nous entendons publier dans chaque numéro de la “ Lettre Sépharade” des réflexions, des souvenirs, des itinéraires, des points de vue qui, pour être personnels et signés, nen présentent pas moins un intérêt général, et en deviennent exemplaires de notre civilisation judéo-espagnole.

Sarika, originaire de Bulgarie, raconte ici une histoire vécue, un pasaje” comme on dit en judéo-espagnol, ce qui soppose àcuento” ou “conseja”, histoire fictive. Nous reproduisons son récit dans sa propre langue telle quelle la parle et l’écrit, avec toutes ses sonorités et formes spécifiques qui lui confèrent une saveur incomparable.

Haïm Vidal-Sephiha.

Kuatro malanyos ay, ke los faschistos bulgaros kitaron de sus bokas suzyas estas palavras :”Los djidyos son la djente las mas negras de esta tyerra, ke azen el mal entero de este mundo. Agora van a ver eyos de kual palo se aze la kutchara.”

Butikas y echkolas serraron, estreyas amariyas enkolgaron en los vistidos, a los ombres los tomaron en kampos i montanyas para matarlos i kitarles la alma - kon etcho muy pezgado ke no serviya a nada.

La gerra esta kontinuando. Los rusos y los germanos sis’tan aharvando sin piadad.

Ma, en este pleto grando i largo, los rusos reucheron a kualearlos de sus tyerras. Arrivaron a la frontyera rumano-bulgara.

La radio bulgara esta dando novidades kada ora, una mas dezesperada de otra. Los alemanes si’stan fuyendo a pye diskalso i tirando adetras de eyos. Kualo va salir de todo esto ? Dinguno no puedia dizir nada. Los ombres djidyos, daynda estavan en los kampos lavorando komo unos argates...

Malgrado ke Stalin demando al governo bulgaro, ke no den kamino por la Bulgariya a los soldados germanos, ke estan fuyendo del fronte, el governo bulgaro no solo ke no izo nada, ma i demisyono. De esta manera, la Bulgariya se topo sin governo.

Tolbuhin - un jeneral de la armada rusa - arrisivyo la orden de entrar al payis para apanyar los germanos. Tankis, katuchas askeris kon plomos, ampesaron a entrar aryento del payis.

Una partida del puevlo bulgaro, ke tenivan simpatiya por los rusos, salyeron a las kayes i los arrisivyeron komo liberadores. Una ves ya, el ruso libero el puevlo bulgaro de los turkos, ande reynaron kinyentos anyos, i agora por la sigunda ves, el ruso estsa liberando la Bulgariya de los hitleristos-nazistos.

En las kayes i los tcharchis, se esta estruyendo el mundo. La armada rusa esta defilando de mas a mas, no ay ande meter un pye ahuera.


Mi sinyor padre, en vyendo el trokamyento ke se esta azyendo, la primera koza ke le paso por el tino hue de ir al tcharchi i avrir su butika. Ya abasta ke estuvo serrada durante tres anyos.

En mityendo la yave a la serradura, una puntchada de korazon le tomo. La topo vaziya, en tavlas. Un aver atabafado salyo de aryento. Decho la puerta avyerta, para ayreyarla. Poko tyempo adespues, dos soldados rusos entraron i le demandaron, si el puede vender sigaretas i kibrit :”sigarettes i spitchka” en ruso.

Mi sinyor padre ya entendyo.

Esto le dyo la idea, ke si se metiya a vender solo para los soldados rusos, ya le abastava. Los soldados estan hovardas, las paras las estan etchando. Eyas, no valen mas muntcho de muestrea vida.

La armada rusa esta entrando en la Bulgariya entera, ay apenas dos diyas.

En las kazas djudiyas, ay aparejos grandes.

Es noche de Rochachana.

A las kuatro de la tadre, mi mama me demando ke vayga a la butika i ke le diga al papa, ke no entre tadre, por ke es notche de Rochachana. Ay de ir al kal, a la orasyon de la notche.

Fin ke me lo dicho, salti y sali a la kaye. pasi por delantre de la kavané turka, ke estava vaziya, la echkola turka i djusto me topava en la kyoche para aboltar de sensyo, me topi enfrente de un soldado ruso, kon un grande plomo en el bel. El ruso me dicho :
-” Ijika mansevika, djudiya sos tu ?”
-” Si, le respondi, yo so djudiya.”
-” Me keres yevar a tu kaza ? Es noche de Rochachana. Yo tambien so djudyo.” —” Ma antes de todo, esto indo ande mi padre a dizirle una koza. Ven, azeremos el mandado i adespues te vo yivarte a mi kaza.”

Mos metimos uno allado de otro i estamos arrivando a muestra butika. Mi padre mos vido de lechos, mos etcho tino, mos vido arrivar, se izo amariyo achufre i no supo loke dizirmos.

Yo ya entendi, ke del espanto. Le ekspliki ke es djidyo i ke kera pasar Rochachana kon djidyos.
-” Bueno, bueno, ijika miya. Tu puedes yevarlo a kaza. Es mizva de arrisivir esta manera de djente. Azi atensyon, la mama ke no sespanti..”



       Vos puedo dizir ke el espantozo hue mi padre. La mama lo arrisivyo kon muntcho hen, lo arrisivyo de alma i de korason.

-”Es siman bueno, ijika miya. El Dyo mos va ayudar i mos va trayer los ijos a kaza.”

Apenas entro, la primera koza ke le demando hue ke era su nombre, komo se yamava.
-”Alyocha” respondio el. No salyo ni Avram, ni David. Mos dicho ke el es djidyo i ke biviya en Kiev. Es kazado, tyene mujer, ijika de kuatro anyos i una madre. Para las fyestas djudiyas se arrekojivan syempre ande su madre.

Agora, el no save si estan bivas, porke los alemanes estuvyeron en esta sivdad i mataron muntchos djidyos. “Yo, ya aze dos anyos ke esto azendo la gerra”.

De una aldikerika tchika, kon dos dedos, kito una foto i mos amostro las tres mujeres. Lagrimas le saltaron de los ojos i a mozotros tambyen.

Entre myentes, mi papa arrivo. Si lavo, troko, vistyo, komimos i los dos ombres se estan aparejando de ir al kal.

Alyocha se alivanto, tomo su plomo. En el mezmo momento mi mama le demando ke dechi el plomo en kaza. Al kal no se va kon arma en la mano. Alyocha refuzo de decharlo. “No tengo el deretcho de azerlo. Mi chefe me dyo poko tyempo de konje - solo dos oras, i devo entrar en la kazerna a la ora propya. Yo le dichi la verdad, ande vo ir.”

En vyendo a mi padre kon un soldado ruso arrivar al kal, ayi tuvyeron tambyen espanto.

Alyocha kedo en el cortijo solo, dando boltas de arriva a bacho. Kuanto tiempo estuvo sintyendo la orasyon de Rochachana de ahuera del kortijo de el kal, dinguno no lo supo.

Una koza es verdad, ke en salyendo del kal todos djuntos, Alyocha - el soldado ruso djidyo - no estava mas en el lugar ande mi padre lo aviya dechado.

Disparesyo de muestros ojos par syempre.

Aki, en los korazones muestros, mos decho una imaje kayente de un soldado ruso ke buchka sus rayizes.

Comments